La idea de utilizar la «maquinaria» de los insectos para crear robots autónomos está dando algunos frutos.

Los ingenieros quieren utilizar a los insectos como alimento para los robots, por lo que se digiere en biocélulas, que utilizan el material biológico para generar la energía necesaria para su propio funcionamiento, justo como lo hace las planta carnívora “Venus atrapamoscas”.

Seung-Won Kim y sus colegas de la Universidad Nacional de Seúl, Corea, las dos hojas contienen un muelle  hecho de un material llamado IPMC (ionic polymeric metal composites) que emula el movimiento muscular.
Cuando un insecto aterriza entre las dos hojas de este material  un sensor lo detecta y se libera una pequeña cantidad de voltaje  a la vez que cierra las hojas falsas.

Via / Discoverynews

 

Deja un comentario