Qrio

Vaya, veo que por aquí aún vais bastante atrasados. En mi época la convivencia con los robots era de lo más habitual.

Según he podido comprobar, se trata de un experimento llevado a cabo en la Escuela Primaria de San Diego (EEUU) para evaluar las reacciones de los niños ante un compañero robot. Los robots han sido “sumergidos” en el ámbito escolar como cualquier otro crío; pero eso sí, dejándolos únicamente 1 hora de compañía diaria a cada niño para observar su reacción.

Los investigadores afirman que el resultado del experimento ha arrojado que la interacción del niño y del robot diariamente ha provocado que éste (el niño) reaccione de forma normal y no escandalizada, ya que “los humanos tenemos formas innatas de comunicarnos sin usar las palabras, y esto se acentúa mucho más en edades tempranas”.

Aparte del robot Qrio, dejaron otro juguete en el colegio. Otro robot, pero este sin movimiento y sin habla (el robot Robby). Pues bien, este robot estaba más en el suelo que en otro sitio. Los niños lo trataron simple y llanamente como un juguete más.
El rango de edad ha sido hasta los 2 años, y el robot elegido para el experimento: Qrio de Sony.

Datos del robot: androide bípedo de 58 centímetros de alto, 7 kilogramos de peso, ojos azules y que puede hablar, entender, caminar, correr, saltar y evadir obstáculos.

Parece que poco a poco nos acercamos a una sociedad en la que “otras formas de vida” que no proceden del carbono coexistirán en armonía en este planeta :-)

Más información en Physorg.

Deja un comentario